¿Qué es la discapacidad intelectual?

La discapacidad intelectual (DI) es el resultado de una alteración en el desarrollo del ser humano que aparece antes de los 18 años. Se caracteriza por una limitación significativa en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa. Dicho de otra forma, el concepto engloba a aquellas personas cuyos recursos cognitivos suelen ser menores a lo esperable en su edad cronológica.

¿Qué tipos de discapacidad intelectual existen?

Afecta alrededor del 1% de la población. Puede presentarse en formas leves o más graves.

Aproximadamente un 85% de los casos se consideran leve (entre 50 y 70 de cociente intelectual). Estos niños son capaces de permanecer en el sistema educativo, adquirir algunas destrezas de independencia, formarse e incluso tener actividad profesional.

En los casos con discapacidad intelectual moderada, el cociente intelectual se sitúa entre 35 y 50.  Suelen necesitar mucha atención y dedicación, pero pueden tener cierto grado de autonomía.

La discapacidad intelectual grave se da en los casos con un cociente intelectual entre 20 y 35. Estas personas tienen las habilidades reducidas, poca o nula compresión lectora y numérica. Necesitan una supervisión continua.

¿Cuáles son las causas?

Existen muchas causas de DI. Algunas tienen un origen genético. Otras, en cambio, son consecuencia de problemas surgidos durante el parto o durante el transcurso de  una enfermedad infantil. Las causas genéticas pueden dividirse en sindrómicas y no sindrómicas. Esta clasificación depende de si la discapacidad intelectual se presenta de manera aislada o acompañada de otras alteraciones clínicas.

¿Cómo es el diagnóstico?

En conjunto, tan solo el 25% de los casos termina con un diagnóstico preciso y específico. En este contexto, la realización de pruebas genéticas adecuadas puede ayudar a conseguir un diagnóstico preciso. En concreto, se recomienda realizar una prueba genética cuando existan los siguientes supuestos:

  • Exista una historia familiar de discapacidad intelectual o del desarrollo, de abortos o de muertes perinatales.
  • La discapacidad venga acompañada de rasgos fenotípicos característicos.
  • Se hayan descartado otras causas

En Genosalut evaluamos más de 300 alteraciones genéticas asociadas al retraso mental y autismo

Analizamos más de 300 alteraciones genéticas asociadas con la discapacidad intelectual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *