Índice del post

¿Alguna vez te has preguntado por qué hay gente que come mucho y no engorda? Y por el contrario, ¿por qué hay gente que a pesar de llevar una dieta controlada, aumenta fácilmente de peso? Como puedes imaginar, buena parte de la razón está en sus genes. Aunque no sabemos cuál es el total de los genes implicados, el conocimiento es cada vez mayor. Aquí te explicamos todo lo que tienes que saber.

Genes y dieta: la disciplina de la nutrigenética

La forma en que cada persona metaboliza, absorbe y utiliza los alimentos varía mucho de una a otra. Por ejemplo, la misma dieta puede hacer que una persona pierda peso mientras que otra lo mantenga o incluso aumente. Existen individuos que poseen un IMC (Índice de Masa Corporal) bajo a pesar de alimentarse principalmente de hamburguesas y patatas fritas. Determinados alimentos y bebidas no afectan a todos por igual. Por ejemplo, el café puede influir de forma completamente diferente sobre la presión arterial en las personas. Es por ello que no es posible hacer una afirmación general sobre el efecto de los alimentos en nuestro organismo. 

Desde hace ya algunos años, los investigadores han podido explicar estas discrepancias. No sólo importa lo que se come sino también quién se lo come. Es es nacimiento de la nutrigenética.

El ADN de las personas es prácticamente idéntico, sólo difiere en un 0,3%, pero precisamente este pequeño porcentaje es el responsable de las diferencias que observamos entre nosotros: desde el color del pelo hasta la forma en la que absorbemos y utilizamos los nutrientes. Y es así porque los genes son nuestro manual de instrucciones y de construcción. Determinan cómo, cuándo y dónde se construyen las proteínas que funcionan en el cuerpo. Un pequeño cambio en los genes puede hacer que funcionen de forma completamente diferente. Por ejemplo, dependiendo de las variantes genéticas del gen FTO puede haber de media una diferencia de unos 3 kilos índice de masa corporal (IMC), con lo que la información en tus genes condiciona tu riesgo a padecer obesidad.

¿A qué se deben las diferencias en el metabolismo?

Como hemos dicho, estas diferencias en el metabolismo de los alimentos se deben a variantes genéticas.

Algunas de estas variantes son comunes en algunas poblaciones y raras en otras. El ejemplo más conocido se relaciona con la enzima lactasa, la encargada de degradar la lactosa, el azúcar de la leche. Al igual que en el resto de los mamíferos, la expresión de esta enzima disminuye en los humanos después del destete. Ningún otro mamífero consume leche o productos lácteos en la edad adulta.

No obstante, hace unos 7.500 años se produjo una mutación genética (variante) en los centroeuropeos criadores de ganado que permitía a sus portadores digerir la leche incluso de adultos. Esta variante les proporcionaba una ventaja evolutiva, ya que les permitía incorporar un alimento nutritivo y abundante, gracias a la ganadería. También se baraja la posibilidad de que el beneficio fuera más allá de la aportación energética: aporte de vitamina D en zonas con falta de luz solar, disponer de una bebida relativamente libre de contaminación (provechoso en tiempos de agua contaminada) y desarrollo de un sistema inmunitario más fuerte en los niños.

En el sudeste asiático, en cambio, esta variante genética apenas existe. Allí, el 98% de los habitantes no pueden digerir el azúcar de la leche, la lactosa, porque en la edad adulta pierden la enzima es menos activa. Tienen flatulencia o diarrea en cuanto consumen productos lácteos.

No obstante y por regla general, son factores individuales los que determinan cómo metabolizamos los nutrientes. Por ejemplo, hay muchas personas que, debido a su perfil genético, absorben peor que el resto de la población sustancias como el calcio o la vitamina C de los alimentos. 

Genes y café

La cafeína es uno de los estimulantes más consumidos en el mundo. De manera natural, se encuentra en las hojas y semillas de muchas plantas como el té, el café o el cacao y de manera artificial en algunas bebidas refrescantes, bebidas energéticas y algunos medicamentos analgésicos. La cafeína se metaboliza en el hígado por la enzima citocromo P450 1A2.

¿Qué dice tu genética?

Una de las relaciones conocidas en la nutrigenética es la que existe entre el café y el gen CYP1A2, responsable del metabolismo de la cafeína en el hígado. Un polimorfismo (variante genética) en este gen podría explicar el porqué algunas personas pueden beber café todo el día sin que les moleste especialmente (portadoras del alelo A). Mientras que a otras comienza a acelerarse el corazón después de una sola taza (portadoras del alelo C). Los portadores del alelo A son los metabolizadores rápidos, su enzima CYP1A2 funciona a mayor velocidad y por lo tanto la cafeína no permanece en el cuerpo durante mucho tiempo y sólo despliega su efecto brevemente. En los metabolizadores lentos (portadores del alelo C) el proceso se desarrolla a una velocidad inferior. La cafeína permanece en el organismo mucho más tiempo, durante el cual aumenta la liberación de hormonas como la adrenalina y el cortisol, que aceleran los latidos del corazón y aumentan la presión arterial.

¿Qué estrategia dietética puedo aplicar?

Los beneficios del café para salud no son universales. Entre los efectos positivos de la cafeína destacan el aumento de la receptividad y la concentración, la estimulación de la liberación de adrenalina y de ácidos libres, así como la contracción de los músculos. Todo esto puede resultar ventajoso en la práctica de algunos deportes. Los metabolizadores rápidos, depuran pronto la cafeína de sus sistemas, permitiendo así que los antioxidantes, los polifenoles y otros de los compuestos saludables del café tengan un impacto positivo sin los efectos adversos de la cafeína. Sin embargo, además de los factores genéticos, la habilidad del organismo para metabolizar la cafeína depende también de otros factores relacionados con los hábitos de vida, como la cantidad de café ingerida al día, el hábito de fumar o el tratamiento con anticonceptivos orales. Debido a que estos y otros factores pueden acelerar o ralentizar el metabolismo de la cafeína, el consejo más sensato es mantener una ingesta moderada de cafeína. En el caso de los metabolizadores lentos hay una mayor exposición al riesgo de hipertensión arterial y ataque cardíaco, por lo que, en la medida de lo posible, debe disminuirse o eliminarse este estimulante de la dieta.

Test de nutrigenómica en Mallorca, Baleares

Tu ADN es único, ¿por qué tú dieta no?

El test nutrigenético GensalutFit tiene en cuenta tu genética para ofrecerte una dieta personalizada, adaptada, saludable y efectiva. A partir de una muestra de saliva, podemos analizar toda una serie de variantes genéticas en tu ADN científicamente validadas que se asocian con la acumulación de grasa y el aumento de IMC, la regulación del apetito, y otras variantes importantes para la elaboración de una dieta personalizada como las relacionadas con:

● Metabolismo de los ácidos grasos

● Ácido fólico

● Presencia de alteraciones metabólicas en el recién nacido.

● Cafeína

● Vitamina A

● Vitamina D

● Hipersensibilidad al alcohol

● Intolerancia a la lactosa

Si te gusta nuestro blog, suscríbete a nuestro newsletter

Lo que dicen tus genes sobre tu dieta ideal
Artículos relacionados

¿Qué es la intolerancia alimentaria?

¿Qué es la intolerancia alimentaria? La intolerancia alimentaria, también conocida como hipersensibilidad alimentaria no mediada por IgE o hipersensibilidad alimentaria no alérgica, ocurre cuando una persona tiene dificultades para digerir ciertos alimentos. Diferencias entre intolerancia y alergia alimentaria Las intolerancias

Leer más »

Compártenos si te ha gustado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Nos puedes seguir en nuestras redes: