Tests genéticos cáncer de mama

Tests genéticos para determinar si presentas alguna mutación asociada a un mayor riesgo a padecer cáncer de mama.

Precio

A consultar, en función de la prueba

Tiempo de respuesta

A consultar, en función de la prueba

Test genético para el cáncer de mama - Conoce tu riesgo

Riesgo de la población general a padecer cáncer de mama

Aproximadamente una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida. Entre el cinco y el diez por ciento de estos casos hablamos de cáncer de mama hereditario. Gracias a nuestras pruebas genéticas podemos determinar si una persona tiene un riesgo mayor a padecer esta enfermedad y también podemos establecer si los casos de cáncer de mama en una familia tienen una causa hereditaria. Un test genético está indicado si:

  • Padeces o has padecido cáncer de mama. En este caso el diagnóstico genético puede aclarar tu riesgo de padecer un segundo tumor, así como los posibles riesgos de otros miembros de la familia.
  • Si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama o de cáncer de mama especialmente precoz. En este caso las pruebas genéticas de tu familia, preferentemente de un miembro afectado, pueden evaluar tu riesgo personal.
Pruebas genéticas para el cáncer de mama

En Genosalut tenemos más de diez años de experiencia en la realización de pruebas genéticas del cáncer. Atendemos a pacientes que acuden directamente a nuestra consulta y también trabajamos con una red de médicos especialistas que confían en nosotros para realizar estas pruebas en sus pacientes.

En el desplegable encontrarás información sobre las diferentes pruebas genéticas para el cáncer de mama que ofrecemos en nuestro laboratorio:

Estudio de una variante genética de interés clínico asociada con cáncer de mama hereditario presente en otros miembros de la familia previamente diagnosticados.

Análisis mediante secuenciación masiva de los siguientes genes asociados con un riesgo incrementado a padecer cáncer de mama: BRCA1, BRCA2, MLH1, MSH2, MSH6, PMS2, EPCAM, TP53, PTEN, STK11, CDH11, PALB, CHEK2, ATM, NBN, BARD1, BRIP1, RAD51C y RAD51D. Incluye análisis de fragmentos de los genes BRCA1, BRCA2 y EPCAM.

Gracias a la secuenciación de todos los genes mediante técnicas de nueva generación (NGS, next generation sequencing) podemos determinar la presencia de mutaciones asociadas con cáncer de mama hereditario.

Gracias a la secuenciación de todas las regiones codificantes (genes) y no codificantes mediante técnicas de nueva generación (NGS, next generation sequencing) podemos determinar la presencia de mutaciones asociadas con cáncer de mama hereditario.

Nuestra propuesta de valor

Experiencia

En Genosalut llevamos más de 10 años asesorando a personas con afecciones médicas en las que se ha identificado una causa genética o en las que se cree que es posible.

Proximidad

Somos un laboratorio próximo, respondemos de forma personalizada y nos tomamos el tiempo para explicar en detalle el informe a médicos y pacientes.

Interpretación profesional de los resultados

En base a nuestro conocimiento y experiencia podemos interpretar con rigor los resultados genéticos y ofrecer un asesoramiento profesional.

Referencia en el sector

Somos el contacto para los pacientes, los médicos y las clínicas en todos los ámbitos del diagnóstico genético humano y la prevención.

Riesgo a desarrollar cáncer de mama con las mutaciones BRCA1 y BRCA2

BRCA1 y BRCA2 fueron los dos primeros genes que se asociaron con el cáncer de mama familiar. Estos dos genes producen proteínas que reparan daños en el ADN. Cada persona hereda dos copias de cada uno de estos genes: una de la madre y una del padre.

Las personas que heredan una variante de BRCA1 o BRCA2 que presenta una mutación tienen un aumento en el riesgo de varios tipos de cáncer, sobre todo de cáncer de mama y  cáncer de ovario. También tienden a presentar cáncer a una edad más joven que las que no la tienen.

Aproximadamente el 13 % de las mujeres de la población general tendrán cáncer de mama en algún momento en la vida. En el caso de las mujeres que poseen una mutación en el gen BRCA1entre el 46% y 85% de ellas desarrollarán la enfermedad antes de los 80 años. Para las mujeres con una mutación en el gen BRCA2 el riesgo se sitúa entre el 38% y 84%. El riesgo para cualquier mujer depende de una serie de factores cuyas características aún no se conocen por completo.

Riesgo cáncer de mama en caso de presencia de mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2
Prevención y tranquilidad con los tests genéticos de Genosalut

Junto con tu médico podrás determinar estrategias para la detección precoz

Si se descubre que presentas alguna mutación conocida asociada a un mayor riesgo a padecer cáncer de mama, podrás participar en programas de cribado intensivo para la detección precoz de estos tumores, que puede incluir la realización más temprana y frecuente de mamografías. Cuanto antes se detecte un tumor, mayores serán las posibilidades de curación.

Conocerás si puedes transmitir el riesgo a tu descendencia

Por el contrario, si no eres portador de la mutación presente en tu familia sabrás que tu riesgo a padecer cáncer de mama es el mismo que la población general. Tu descendencia, por lo tanto, tampoco tendrá un riesgo incrementado.

Cómo puedo solicitar un test genético para cáncer de mama
Pide una cita con nosotros

Contacta con nosotros a través del formulario de la web, vía e-mail o por teléfono para concertar una cita con nosotros.

Consulta con tu ginecólogo

También puedes consultar con tu ginecólogo para que te informe sobre las posibilidades de un test genético.

Analizamos la muestra

En nuestro laboratorio de diagnóstico genético analizamos la muestra con las tecnologías más modernas.

Elaboramos un informe

Proporcionamos una descripción detallada de los resultados y, en caso necesario, asesoramiento genético.

Preguntas frecuentes

El término «cáncer de mama» describe un tumor maligno desarrollado a partir de células de la mama. Existen distintos tipos de cáncer de mama, según qué células de la mama se vuelven cancerosas. En la mayoría de los casos, el cáncer de mama comienza en las células de las glándulas productoras de leche, o en las células de los conductos que drenan la leche hacia el pezón. Con menor frecuencia, el cáncer de mama puede desarrollarse en los tejidos del estroma, que incluyen los tejidos conectivos grasos y fibrosos de la mama.

Con el tiempo, las células cancerosas pueden invadir el tejido mamario sano cercano y abrirse camino fuera de la mama a través de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos. Si las células cancerosas se diseminan a otras partes del cuerpo, se generan metástasis.

Si bien es cierto que el cáncer de mama afecta principalmente a mujeres, también los hombres, de manera muy poco frecuente (alrededor del 1%) pueden desarrollar esta enfermedad.

En cuanto a la incidencia del cáncer de mama, la estadística indica que 1 de cada 8 mujeres puede desarrollar cáncer de mama en algún momento de su vida. Este riesgo absoluto debe cogerse como punto de partida, puesto que el riesgo individual de cada mujer puede ser mayor o menor, dependiendo de factores no controlables como el género, la edad (la mayoría de los casos se detectan en mujeres mayores de 50 años), los antecedentes familiares o los antecedentes reproductivos. También depende de factores controlables como el peso, la actividad física o el consumo de alcohol.

El cáncer de mama siempre es causado por una anomalía genética (un «error» en el material genético). La mayoría de las veces, entre el 85% y el 90% de las veces, estas anomalías genéticas ocurren esporádicamente, como resultado del proceso natural de envejecimiento. Sin embargo, el entre el 5% y el 10% restantes se deben a una anomalía genética heredada del padre o de la madre.

Junto con un estilo de vida saludable, las revisiones ginecológicas son una herramienta esencial para la prevención y detección temprana del cáncer de mama. Cuando el cáncer de mama se detecta en una etapa inicial, existe una buena posibilidad de recuperación.

En el caso de antecedentes familiares, también puede ser aconsejable realizar un estudio genético para determinar si existe un riesgo incrementado. En caso de un resultado positivo servirá para determinar las estrategias preventivas adicionales a tomar.

Históricamente, los dos primeros genes que se asociaron con el cáncer de mama familiar fueron BRCA1 y BRCA2. Hoy sabemos que aquellas personas que heredan mutaciones en estos genes tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y cáncer de ovario en comparación con la población general. Por ejemplo, el riesgo de cáncer de mama es mucho mayor en aquellas mujeres que han heredado mutaciones en BRCA1 o BRCA2. Para las mujeres con una mutación BRCA1, el riesgo de desarrollar cáncer de mama a los 80 años es del 72%. Esto significa que de cada 100 mujeres que tienen esta mutación, alrededor de 72 pueden esperar desarrollar cáncer de mama si viven hasta los 80 años. Para las mujeres con una mutación BRCA2, el riesgo es un poco menor, del 69%.

Los genes BRCA no son los únicos genes de riesgo de cáncer. Diferentes estudios realizados en los últimos años han permitido identificar otros genes asociados a un mayor riesgo de cáncer de mama. Entre estos genes encontramos RAD51C, RAD51D, CHEK2, ATM, BRIP1, PALB2, TP53 y CDH1. Recientemente, también el gen BARD1 se ha añadido como gen de riesgo moderado de cáncer de mama. En la mayoría de los casos, los resultados obtenidos del análisis de estos genes permiten realizar un asesoramiento genético detallado e informativo y una recomendación específica sobre el procedimiento clínico.

Cuando la historia familiar sugiere la presencia de una mutación heredable, o si algún familiar cercano presenta una mutación en uno de los genes de riesgo se puede ofrecer una prueba genética predictiva.

El estudio genético del cáncer de mama está indicado en pacientes que presentan antecedentes familiares sugerentes de presencia de mutación familiar.

Resultado positivo que concuerda con la mutación encontrada en la familia
Si se ha obtenido un resultado positivo y se ha detectado en el paciente la mutación familiar conocida que es o fue responsable del desarrollo de cáncer de mama y ovario en su familia, entonces tiene un riesgo significativamente mayor que el resto de la población de desarrollar la enfermedad en el transcurso de su vida. No implica que tenga ni que vaya a desarrollar la enfermedad, pero sí que debe intensificar la vigilancia y seguir pautas preventivas. Además, puede existir un mayor riesgo de cáncer para su descendencia.

Resultado positivo en una familia en la que se desconoce la existencia de mutación causal
En el caso de un resultado positivo de un paciente del cual no se ha podido o puede analizar ningún miembro de la familia con la enfermedad, se puede suponer que la misma mutación también causó la enfermedad en los familiares que desarrollaron cáncer de mama o de ovario. Es decir, esta persona también tiene un riesgo más elevado de padecer cáncer.

Resultado negativo en una familia con mutación causal conocida
Si ha obtenido un resultado negativo, quiere decir que no se detecta en el paciente la mutación familiar conocida responsable del desarrollo de cáncer de mama y ovario en la familia o bien que puede que exista una mutación en algún gen que todavía no se ha asociado a cáncer de mama. Esto significa que no tiene un mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer. Por lo tanto, corre el mismo riesgo que la población general (aproximadamente un 13%) de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de su vida.

Resultado negativo en una familia sin mutación causal conocida
Si en ningún miembro de la familia se ha encontrado una mutación conocida a pesar de existir algunas personas afectadas por cáncer de mama u ovario, puede ser que otro gen que sea el responsable del desarrollo del cáncer y/o que los cánceres en su familia no se deban a una predisposición hereditaria.

Finalmente, el resultado del test genético puede indicar la presencia de una variante genética de la que los médicos no tienen suficiente información para poder valorarla correctamente (variant of uncertain (unknown) significance, VUS). En estas situaciones, no siempre puede definirse el beneficio para el paciente.

Para decidir si es recomendable hacer un estudio genético, en el caso ideal es importante recopilar un árbol genealógico a lo largo de 3 generaciones. A través del análisis de dicho árbol, se puede determinar si existe un mayor riesgo de enfermedad para el cáncer de mama y de ovario y proceder a recomendar la realización de un estudio genético. Por norma general, se recomienda si se cumple al menos uno de los siguientes criterios:

  • 3 mujeres con cáncer de mama, independientemente de la edad
  • 2 mujeres con cáncer de mama, una de las cuales fue diagnosticada antes de cumplir los 51 años
  • 1 mujer con cáncer de mama y 1 mujer con cáncer de ovario
  • 1 mujer con cáncer de mama y ovario
  • 2 mujeres con cáncer de ovario
  • 1 mujer con cáncer de mama bilateral, primer cáncer de mama antes de los 51 años
  • 1 mujer con cáncer de mama antes de cumplir los 36 años
  • 1 hombre con cáncer de mama y 1 mujer con cáncer de mama u ovario

Si se padece o ha padecido ya un cáncer, es recomendable realizar el estudio cuando:

  • Se padece cáncer de ovario
  • Se padece o ha padecido un cáncer de mama antes de los 50 años triple negativo (ausencia de ambos receptores hormonales y del receptor HER2).
  • En caso de relevancia terapéutica (por ejemplo, uso de inhibidores de PARP en mujeres con cáncer de mama avanzado / metastásico HER2-negativo y mutación BRCA1/2)

La decisión sobre si se desea o no realizar una prueba genética para establecer el riesgo a padecer cáncer de mama es personal y debe tomarse siempre después de haber recibido asesoramiento genético. Este asesoramiento debe intentar resolver todas las dudas sobre:

  • Qué significa hacerse la prueba
  • Cómo puede sentirse el paciente mientras espera a recibir los resultados
  • Sobre qué tipo de actuaciones se podrán considerar tras obtener los resultados

El diagnóstico genético es una herramienta preventiva fundamental. Si se detecta una mutación en uno de los genes a través del diagnóstico genético, el riesgo de padecer cáncer aumenta considerablemente. Por ello, es vital que las personas portadoras de la mutación se sometan a diferentes métodos diagnósticos preventivos de manera regular.

El seguimiento preciso y periódico es esencial para disminuir la incidencia del cáncer y reducir radicalmente la mortalidad asociada.

Existen seguros privados que cubren el análisis genético preventivo en familiares de primer grado de personas afectadas con mutación familiar detectada.
No obstante, existen seguros privados que no cubren los gastos por lo que quedan a cargo del paciente.

Pide una cita con nosotros

Horario

Lunes a viernes de 09:00 a 13:00 horas

Teléfono

616 59 01 65

E-mail

info@genosalut.com

Dirección

Camí dels Reis, 308 (Clínica Palma Planas)

Formulario de contacto

Motivos por los que confiar en Genosalut

Primer laboratorio de diagnóstico genético en Baleares

Profesionales con amplia experiencia en genética médica

Informe detallado de los resultados

Personalizamos la atención de cada paciente

Amplia gama de tests genéticos

Tecnología de vanguardia